Condé Nast da un poderoso lifting al universo Vogue y el drama es épico

¡Las revistas de moda están perdiendo poder – y suscriptores-! es una exclamación cotidiana y un tanto repetitiva en nuestros días, para nadie es un secreto que los sitios online, el Instagram y los cientos de influencers que copan en universo insta se han convertido en los verdaderos gurús de universo fashion. Con la perdida de suscriptores llegó a manera de la tercera ley de Newton la perdida de marcas dispuestas a anunciarse, quien desea esperar a la publicación de una revista cuando se puede ser inmediato de manera digital -además que los contenidos se crean con meses de antelación y cuando llegan al lector ya tienen el desagradable tufillo de un producto caduco-. Condé Nast y su titulo insignia: Vogue siempre han sabido mantenerse relevantes -incluso en medio de guerras mundiales- y están luchando por reclutar un ejercito que no solo tiene el know how y respeto de la industria sino que saben como mantenerse relevantes dentro del efímero y cambiante universo digital.

Publicación de Alexandra Schulman felicitando a Enninful.

El pasado 10 de abril Jonathan Newhouse hizo de conocimiento universal que el editor de moda inglés Edward Enninful se convertiría en el Editor in Chief del Vogue Británico sustituyendo a Alexandra Schulman quien por 25 años había ostentado el titulo- Shulman felicitó a través de Instagram al recién nombrado editor con un “Espero que ames tanto a Vogue como yo”, felicitación que Enninful no comentó. Enninful, colaborador del team Sozzani-Meisel en la época dorada de Vogue Italia- tiene la misión de agregarle vida a la un tanto sosa y muy predecible cabecera británica. Permeado en la revolucionaria i-D Magazine y con una capacidad asombrosa para crear historias de moda, Enninful es todo un crack dentro de la industria y el respeto que sienten por el fotógrafos, modelos y firmas de moda -además de un talento para elevar las ventas comprobado en W Magazine, titulo que también pertenece a Condé Nast en el que fungía como style director- así como sus 572 mil followers en instagram – seis veces más que su antecesora que acumula 90.5 mil-.

Eugenia de la Torriente y Yolanda Sacristán.

Vogue España no se ha quedado fuera de este lifting dentro del universo Vogue y la que fuese editora en jefe de la revista por casi 16 años, Yolanda Sacristán fue cesada de su cargo para ser sustituida por Eugenia de la Torriente quien era la editora en jefe de la archirrival – y perteneciente a Hearst- Bazaar. La destitución de Sacristán se dio a principios de año con la edición de marzo 2017 como la última en la que ostenta el puesto de editora en jefe, pero en un caso digno de una telenovela, Sacristán fue nombrada editora en jefe de la edición española de Bazaar -puesto que asume íntegramente en junio- así que literalmente intercambio puesto con de la Torriente. Este inesperado intercambio de puestos entre Torriente y Sacristán recrudece más que nunca la batalla entre dos de los grupos más emblemáticos: Condé Nast, propietarios de Vogue, y Hearst, propietarios de Harper’s Bazaar. El intercambio de colaboradores y fuga de talentos de una revista a otra ha sido descomunal, se espera que Belen Antolín se una a Sacristán en Bazaar ya que Juan Cebrían -mano derecha Eugenia en Bazaar- ya firma la portada del número de mayo como director de moda en Vogue.

                      Primera portada de Vogue Italia bajo la dirección de Emanuele Farneti

Con la muerte de Franca Sozzani la edición más idolatrada dentro del universo Vogue: Vogue Italia, se enfrentó a un momento decisivo; mantener el ímpetu transgresor que impregno las páginas por más de 28 años con Franca a la cabeza. Emanuele Farneti con experiencia en el mundo de la televisión y un resume impresionante dentro de las revistas de deportivas, masculinas y de arquitectura fue nombrado sucesor de Sozzani. Su primera portada como editor en jefe trajo la polémica de regreso a Vogue Italia, aunque no de manera positiva ya que muchos consideraron la portada creada por Meisel una de las más terribles en la historia de la revista. Las subsecuentes portadas- la de abril firmada por Mert & Marcus y la de mayo por Mario Sorrenti- tampoco han logrado sorprender a los fanáticos de la edición italiana, aunque los posteos en su cuenta de Instagram han aumentado, incluso buscan la interacción con los usuarios pidiendo que intervengan la portada, la realidad es que Vogue Italia parece atrapada en un universo ordinario, totalmente alejado de lo que visualmente solía ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: